Gadget que convierte cualquier bicicleta en una bicicleta eléctricaYa puestos a usar etiquetas para definir al prójimo por su equipo de fútbol o su afinidad política, también podemos utilizar la tecnología para ampliar el área de enfrentamiento.  Y es que hay que definirse: o se usa un Samsung Galaxy o un iPhone, o se lee un libro “que huele a papel impreso” o un ebook, o se es de Apple o de Microsoft. Cada grupo habla de sus superioridades y airea los inconvenientes de los otros  como si de un tantra se tratara: no tiene virus,  es compatible, ¿cuánto has pagado tú?…  A estos grupos hay que unir a los esforzados defensores de las bicicletas y los relajados usuarios de las bicicletas eléctricas.  Irreconciliables…

O al menos hasta ahora.

Es lo que pretenden cuatro emprendedores que desde Londres y con la ayuda de la plataforma de Crowdfundind Kickstarter han desarrollado el Rubee. Se trata de un dispositivo que puede acoplarse en cualquier bicicleta y hacer que funcione como si de una bicicleta eléctrica se tratara. Su precio ronda los 800 € y funciona mediante una rueda de poliuretano que transmite el movimiento a la rueda trasera  a través del roce. El montaje es muy sencillo (bastan unos pocos segundos) y ofrece una autonomía de casi 25 kilómetros sin pedalear. La velocidad máxima alcanzada ronda los 25km/h con un peso de alrededor de 6.5 Kg.

El Rubee ofrece múltiples ventajas:

  • Al ser portátil se puede cargar la batería sin tener que llevar toda la bicicleta cerca del cargador.
  • Además, es impermeable e incluye unas luces LED  que avisan a otros conductores de su posición.

Basta ver estos vídeos para hacerse una idea de lo sencillo que es de usar:


Ahora bien, de todo lo que nos ofrece lo más importante es la versatilidad. Ayer mismo hablábamos de Bitlit, una empresa que vendía libros físicos y al mismo tiempo los facilitaba en formato digital. La misma idea que el Rubee, ¿qué sentido tiene tener que elegir entre dos tipos de bicicletas o dos formatos distintos de libros cuando pueden tenerse ambos? En este caso bastan unos segundos para transformar una bicicleta en otra.

¿Se te ocurre como hacer para que dos ideas opuestas convivan en el mismo producto?. Si es así no olvides compartirlo. 😉