bustour01.gif.pagespeed.ce_.q3f43lRoBK

Para realizar su proyecto de fin de carrera, el estudiante de arquitectura Hank Butitta compró un autobús de escuela destrozado por 3000$. Su objetivo era construir en su interior una vivienda de diseño donde seis personas pudieran vivir cómodamente.

visón del autobús antes de reformarlo

Estado del autobús en el momento de la compra

Su visión es que la necesidad de vivienda aumenta cada vez más y por esta es razón suelen triunfar las ideas creativas, fáciles de llevar a cabo y económicas. Los códigos de construcción de las ciudades generalmente no permiten edificios menores a 600 metros cuadrados y además requieren de todo tipo de permisos para gas, tratamiento de residuos sépticos y planos eléctricos, incluso si el usuario no está interesado en tener esas cosas. Por eso, el bus convertido en vivienda viene a llenar un vacío importante en este campo.

El resultado es una vivienda moderna de casi 70 metros cuadrados, con suelo de madera sacado de un viejo gimnasio y con claraboyas por las que entraba suficiente luz natural.

Tiene también un cuarto de baño, una cocina y un comedor compuesto de cuatro sillas modificables que se pueden convertir en una  cama o una mesa. La cabina del  autobús no ha sido sido apenas modificada, y permanece separada del resto de la vivienda por un panel. Aquí podéis ver un pequeño vídeo del interior de la casa y una presentación del arquitecto:


Esta idea de negocio es ideal para quienes desean innovar por primera vez, ya que los autobuses usados no son caros y porque no es difícil proveerlos de camas, mesas y armarios a un precio accesible. Quizá lo más caro sean las instalaciones de la cocina y el baño, pero si comparamos estos costes con el de una casa tradicional de ladrillos nos damos cuenta de que aunque dotemos el proyecto de cocina y baño bien provistos la idea sigue siendo mereciendo la pena. Aunque el espacio disponible no supera los 21 metros cuadrados esta pieza de arquitectura práctica, funcional y móvil puede alojar cómodamente a 6 personas.

Más aún, este tipo de vivienda es también una contribución a la tendencia internacional de realizar casas cómodas pero pequeñas, que aboga por viviendas sustentables desde el punto de vista de los recursos necesarios para utilizarlas y mantenerlas y que a menudo se ven estropeadas y entorpecidas por los códigos de construcción viejos (obsoletos, diríamos…) y muy poco adaptables a la realidad del siglo 21.

¿El resultado? Una pieza de arquitectura moderna y exuberante que ofrece continuamente ricas experiencias a los seres humanos que la habitan y que al mismo tiempo da testimonio de las posibilidades de las formas de construcción innovadoras.

The wooden beds have secret storage spaces and can expand for more sleeping space.

image © justin evidon

A look at the inside of the ‘ultimate road trip vehicle.’

image © justin evidon
hank bought a bus: architecture student turns bus into a house

image © justin evidon


image © justin evidon

image © justin evidon

image © justin evidon

image © justin evidon


video © justin evidon

video © justin evidon

image © justin evidon

image © justin evidon


Fuente: www.hankboughtabus.com